Nuestra Escuela educa a los niños, pero también a los padres

Ya sabemos que esto es un hecho que se pone de manifiesto diariamente, pero hay momentos en los que vemos a los padres más desvalidos que nunca: uno es cuando su pequeño comienza a venir a nuestra Escuela y todo son preguntas, dudas y preocupaciones que trabajamos poco a poco con ellos para ganarnos su confianza y demostrarles que nuestro centro es un lugar en el que, en poco tiempo, todos se encontrarán como en casa.

El otro momento de visible desvalimiento es cuando los peques se van al cole de mayores, un lugar para el que no todos estás preparados  y en el que muchas veces se sienten muy pequeños y los padres vuelven a tener todas las dudas, inseguridades y preocupaciones, similares a las que traían cuando dejaron a su hijo con nosotros la primera vez, pero esta vez nosotros no les podemos ayudar… ¿o si?

Es nuestro deber también como Escuela acompañarlos en este trance transmitiéndoles seguridad en que todo va a ir bien. Nos lo agradecerán sinceramente y les estaremos apoyando que es principalmente lo que necesitan en este momento. Y ¿por qué hacerlo? Pues básicamente por amor, por sentirnos bien por la labor bien hecha y en segundo lugar para reivindicarnos como acompañantes en este y en todos los pasos de su hijo y alimentar nuestra reputación como Escuela Infantil que ha cuidado de su pequeño y lo sigue haciendo.

Seguramente vuestros papás y mamás también estarán preocupados de cómo lo afrontarán los peques y por eso les podéis ayudar recomendándoles este libro:

“Mamá ya viene”, Zaza Pinson y Laure Monloubou, ed. Takatuka (+3-4 años):

Uno de los miedos que suelen tener los niños al dejarlos en el colegio es si sus padres van a volver o no a por ellos. Este cuento es ideal para tratar este tema.

Lisa está preocupadísima pues su madre es tan despistada que está convencida que un día se va a olvidar de recogerla en el colegio. Su preocupación va creciendo y cada vez se siente más angustiada y hasta deja de dormir bien o de poder disfrutar de las actividades del colegio. Por suerte, un día lo hablará con sus padres y estos lograrán tranquilizarla.

Un cuento bonito, con toques de humor y muy tierno.