Los bebés madrileños sin escuela infantil el próximo curso

P:  ¿Qué queréis decir con el titular: “los bebés madrileños sin escuela infantil el próximo curso”?

Aceim: queremos poner de manifiesto la gravísima situación por la que estamos pasando la mayoría de las escuelas privadas de Educación Infantil de Madrid. Queremos visibilizar esta realidad; que la opinión pública y más concretamente, los padres, sepan realmente qué está pasando. Sepan que cientos de autónomas –la gran mayoría somos mujeres- y miles de educadoras infantiles, están viendo peligrar sus puestos de trabajo.

P: pero, ¿pensáis en alguna medida de presión concreta?

Aceim: pues la verdad es que esto dependerá de varios factores. En este tramo de edad, los bebés, -para nosotros el aula de 0-1 años-, las escuelas privadas suponemos más del 70% de las plazas. Se trata del tramo de edad menos rentable –aunque no parezca correcto hablar de dinero cuando nos referimos a la educación de los más pequeños-, y el que se lleva la mayor parte del gasto de personal que hacemos en nuestros centros. La deriva que está teniendo nuestro sector, al autorizarse sistemáticamente aulas de 2-3 en muchos colegios concertados; la gratuidad de las escuelas públicas; la aparición de todo tipo de centros que bajo el aura de “nuevas corrientes pedagógicas” atienden a menores de 3 años  sin someterse a las normativas existentes;  la reducción de la natalidad, etc.; nos hace plantearnos de cara al curso próximo la viabilidad de seguir con estas aulas abiertas. Desde luego.

P: ¿supone esto que recomendaréis a vuestros socios que no abran las aulas de bebés como medida de presión?

Aceim: en cualquier caso se tratará de decisiones individuales de cada centro. En ocasiones la apertura o no de esas aulas, incluso del centro completo, no será una decisión voluntaria, sino a la que nos  veremos abocados. Si seguimos perdiendo dinero, tendremos que tomar medidas, bien parciales, como podría ser la no apertura de aulas de bebés, o totales, como la decisión del cierre total del centro. Si estamos prestando un servicio público no entendemos que no se nos ayude.

P: pero sois centros privados

Aceim: ese es parte del problema. Como somos centros privados no se nos ayuda desde las administraciones; pero en ese caso tampoco se puede pretender que mantengamos la oferta educativa. Representamos un 50% delas plazas en este tramo educativo y un porcentaje mayor, como ya te he dicho antes, en 0-1 años. Si somos necesarios lo lógico sería que se nos ayudara. Esto ya pasa en otros niveles educativos, no entendemos por qué no en el primer ciclo de Educación Infantil. Además, la escuela realmente pública en esta Comunidad es realmente residual. La mayoría de centros llamados “públicos” son de Gestión Indirecta.

P: ¿qué es esto de gestión indirecta?

Aceim: pues que la administración, bien sea Ayuntamiento o Comunidad de Madrid, construye un centro infantil y saca la gestión a concurso, asignándoselo a una empresa tan privada o más que las nuestras. De hecho muchas de estas empresas son grandes grupos empresariales que han llegado a nuestro sector hace poco y que están sacando rentabilidad con dinero público, mientras las escuelas privadas que llevamos décadas dado un servicio educativo de calidad tenemos que cerrar.

P: pero alguna ayuda sí que tenéis, ¿no? La Comunidad de Madrid da unos cheques de ayuda a los padres que acuden a vuestros centros.

Aceim: si, es cierto. De hecho es lo único que nos está ayudando en algo a sobrellevar toda la situación; pero los cheques no se han revisado desde hace más de 15 años. Están obsoletos y aunque ahora mismo supongan un cierto respiro para nosotros habría que replantearse desde los plazos de presentación, el importe de la ayuda, la forma de gestionarla, etc.

P: Por terminar y al mismo tiempo concretar. ¿Cuáles serían vuestras reivindicaciones?

Aceim: Te agradezco que nos des la oportunidad de decirlo. Podríamos englobarlas en cinco.

  • La creación de un observatorio de la educación infantil, en el que junto con las administraciones pudiéramos estudiar la realidad y las necesidades de nuestro sector.
  • La búsqueda de un modelo educativo dual, basado en la coexistencia y cooperación de la red pública y privada de los centros.
  • La toma de medidas concretas para la no ruptura del primer ciclo de Educación Infantil. En este sentido y como medida urgente, la regulación del proceso de adjudicación del punto de libre disposición en centros concertados, para evitar que condicione a los padres a la hora de elegir centro -en detrimento de nuestras escuelas-, en el periodo de matriculación que se abrirá en las próximas semanas.
  • La toma de medidas urgentes referentes al cierre de los centros que atienden a niños de 0 a 3 años de manera ilegal, aunque dispongan de autorizaciones municipales.
  • Y la más urgente de todas, conseguir un modelo de financiación de la educación infantil privada que nos reconozca como servicio público y con ello nos permita mantener la oferta educativa.

P: que os ayuden económicamente, ¿no?

Aceim: No sólo eso. Se trata de  replantearse cómo se están haciendo las cosas. Hay que tener en cuenta que los centros públicos, tal y como están concebidos actualmente, suponen un gasto muy alto para la administración –tanto por su construcción como por su mantenimiento posterior-, en beneficio de grandes empresas. Este gasto solamente tiene la finalidad de transmitir una imagen ficticia de “servicio público”, socavando al sector privado sin ningún tipo de escrúpulo.

P: pues ha quedado todo muy claro, creo yo.

Aceim: muchas gracias por la oportunidad que no habéis dado.