Queridas Escuelas:

¡Ya está aquí el nuevo curso! Lleno de aventuras y de planes para nuestros peques y sus familias.

Desde ACEIM os deseamos un buen comienzo y un transcurso tranquilo una vez pasado el temido periodo de de adaptación que siempre es inquietante para las familias y un tanto agotador, como todos los comienzos, para el personal del centro.

Una de las demandas que más se detectan en el caso de las mamás de bebés que se incorporan a la Escuela es la posibilidad de continuar con la lactancia materna. El hecho de que ofrezcamos la posibilidad de darle a los pequeñitos un biberón de leche de su mamá puede ser un factor decisivo para que nos elijan como centro ya que la recomendación de la OMS es que la leche materna sea el alimento exclusivo hasta los 6 meses.

Para manejar este servicio y hacerlo bien os dejamos a continuación la información extraída de la AEPED relativa a la extracción, conservación y administración de la leche materna: esperamos que os sirva de utilidad para implementar esta práctica en el nido de vuestra Escuela o para refrescar los procedimientos que ya sabéis son cambiantes.

¡Feliz curso 2019-20!

 

Conservación y almacenamiento de la leche materna

Extraer y conservar la leche materna. ¿Sabes cómo hacerlo

¿Cómo extraer la leche?

Existen varias formas de extraerse la leche y cada madre debe escoger la que mejor le funcione:

  • Extracción manual
  • Extracción con sacaleches manuales
  • Extracción con sacaleches eléctricos

Antes de su extracción se recomienda una higiene de manos adecuada con agua y jabón.

EXTRACCIÓN VENTAJAS INCONVENIENTES RECOMENDADO
MANUAL

Realizar masaje previo

No dolorosa

No necesita aparatos

Económica

Técnica sencilla

La técnica requiere cierta práctica Ideal para extraer en domicilio, en postparto o en caso de ingurgitación u obstrucción mamaria
SACALECHES MANUALES

 

Baratos

Fáciles de transportar (pequeños y pesan poco)

Requiere utilización de las dos manos y el esfuerzo de la madre para la extracción

 

También requiere cierta práctica

En lactancias establecidas

 

En extracciones fuera de casa (en el trabajo)

SACALECHES ELÉCTRICOS

·         Dobles

 

Los más eficaces

Se emplea menos tiempo en la extracción

Grandes y aparatosos

Caros

De uso hospitalario (ideal para prematuros u hospitalización)

Domésticos

SACALECHES ELÉCTRICOS

·         Individuales

 

Más pequeños

Menos peso

Fácil transporte

 

 

 

 

 

Menor eficacia de extracción que las dobles Para lactancias establecidas

Para el lugar de trabajo

 

¿Cómo transportar la leche tras la extracción?

Una vez extraída, la leche se puede recoger con el mismo recipiente del colector de sacaleches, con un biberón o botecitos/bolsas especiales se recoge y se introducirá lo antes posible en una nevera portátil de camping para su transporte. Una vez en casa, se debe guardar en el frigorífico o congelar según el tiempo de conservación que se quiera.

Estos recipientes conviene lavarlos previamente con agua y jabón dejando secar al aire.

Se recomienda más el uso de recipientes que bolsas ya que conservan mejor las propiedades inmunológicas de la leche.

 

 

¿Cómo almacenarla?

Es conveniente saber unas normas básicas de almacenamiento y conservación de la leche materna:

  • Higiene de manos antes de manipular la leche. No es necesario lavar el pezón, con la ducha diaria es suficiente.
  • Una vez extraída, lo ideal es etiquetarla con la fecha y la hora de la extracción.
  • Tras la extracción, refrigerarla cuanto antes. Si se quiere congelar, se recomienda hacerlo en las primeras 24 horas desde la extracción.
  • Cuantos menos cambios de temperatura sufra mejor. Hay que evitar guardarla en la puerta de la nevera.
  • Se recomienda guardar pequeñas cantidades (60-120 ml) en la nevera o congelador, dado que lo que sobre de la toma, una vez descongelado, se tendrá que desechar.
  • A la hora de descongelar, escoger la que sea más antigua según la etiqueta.

 

 

TIPO DE LECHE MATERNA A TEMPERATURA AMBIENTE REFRIGERADOR O NEVERA CONGELADOR
Recién extraída en recipiente cerrado 6-8 horas a 25 °C o menos

Idealmente 3-4 horas

72 horas idealmente Congeladores de nevera (*): 2 semanas

Congelador de puertas separadas (**): 3 meses

Congelador con Tª < -19°C (***): 6-12 meses

Descongelada en la nevera 4 horas (idealmente hasta la siguiente toma) 24 horas No volver a congelar
Descongelada en agua caliente Lo que dure la toma, lo que sobre se desecha 4 horas hasta la próxima toma No volver a congelar

 

¿Cómo descongelar la leche para dársela al bebé?

Lo ideal es descongelarla lentamente sacándola la noche previa a la nevera.

Si tenemos más prisa, podemos descongelarla calentándola en un cazo de agua caliente (fuera del fuego).

No se recomienda descongelar con microondas porque el calentamiento es irregular y puede producir quemaduras. Tampoco calentarla directamente en el fuego.

Tras descongelarla es necesario removerla, mezclándola bien, antes de dársela al bebé.

Es importante saber que una vez descongelada, podemos guardarla hasta 24 horas en la nevera, pero si la hemos calentado, lo que sobre de la toma no podemos volver a congelarlo y deberemos consumirlo antes de 4 horas, guardándolo en  la nevera. Sí que podremos mezclar en una misma toma la leche extraída en distintas fechas.

En ocasiones la leche descongelada adquiere un olor y sabor rancio por acción de la lipasa, una enzima presente en la leche que ayuda a la digestión de las grasas. No es perjudicial para el bebé, pero puede provocar su rechazo. Para evitarlo se aconseja la congelación inmediata de la leche tras su extracción.

 

¿Cómo administrar la leche extraída?

La leche fresca recién extraída es la que conserva el mayor número de propiedades. La refrigeración, la congelación y el calentamiento a altas temperaturas producen cambios en la composición de la leche materna. Por ello, la leche fresca es la que debe usarse en primer lugar, siempre que sea posible. A continuación, la leche refrigerada y, por último, la leche descongelada. Existen diferentes formas de administrar la leche extraída, según las necesidades de cada niño: biberón, vasito, cucharita, dedo y sonda, jeringa o sonda.