Estimada Presidenta,

He recibido y leído atentamente el escrito que me ha enviado tanto a mi como a la Presidenta y comparto con usted la honda preocupación por la situación que ha generado la pandemia del COVID-19. Por ese motivo, tenemos los cinco sentidos puestos, permanentemente, en la búsqueda de soluciones para el sector educativo, desde que se decretó la suspensión temporal de las clases presenciales en los centros de la Comunidad de Madrid el pasado 11 de marzo.

Lo primero que me gustaría explicarle es el porqué de la decisión de suspender las becas a las familias que llevan a sus hijos a las escuelas infantiles privadas. Le aseguro que no fue una decisión caprichosa, ni por supuesto buscando un ahorro, como algunos colectivos han sugerido injustamente.

Es bueno recordar que, con carácter previo a esa suspensión temporal de las becas de 0 a 3 años, tuvimos que suspender los contratos con las empresas de las escuelas infantiles de gestión indirecta, pertenecientes a la Red Pública de la Comunidad de Madrid. Esa suspensión se acometió por mandato legal conforme a lo dispuesto en la Ley 9/2017, de 8 de noviembre, de Contratos del Sector Público, así como en los preceptos concordantes del Reglamento General de la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas, aprobado por el Real Decreto 1098/2001, de 12 de octubre.

Por lo que se refiere a la suspensión de la justificación de las becas de 0-3 años, esta se ha adoptado en aplicación de la Orden 633/2019 de la Consejería de Educación e Investigación y la Consejería de Servicios Sociales y Familia, por la que se aprueba la convocatoria de la concesión de becas de escolarización en el primer ciclo de Educación Infantil en centros de titularidad privada para el curso
2019-20. Esto es así porque el artículo 11.3 de esa Orden, establece que “la Consejería de Educación e Investigación, una vez justificada la asistencia del alumno y su permanencia en el  centro, abonará mensualmente a los centros, a partir del mes de septiembre, en un máximo de 11 pagos, el importe de la beca anual de cada alumno”.

Como puede observar, es necesaria la asistencia del alumno y su permanencia en el centro para que se pueda proceder al pago de las becas y, es evidente, que en las circunstancias actuales no se produce.

Conocemos perfectamente a través de los centenares de consultas que nos han llegado en las últimas semanas, la complicada situación que están atravesando los centros educativos privados de 0-3 años, pero, como le he dicho anteriormente, nos hemos regido única y exclusivamente por el estricto cumplimiento de la Ley.

Otras comunidades autónomas como Andalucía o Valencia, han concedido ayudas directas a estas empresas privadas porque sus estatutos de autonomía tienen recogidos el instrumento jurídico del  Decreto-Ley, que en el caso de la Comunidad de Madrid no existe y, por tanto, no tenemos la posibilidad de articular estas ayudas directas a través de esa figura, aunque se considerasen acertadas. El Gobierno de la Comunidad de Madrid ha instado la modificación de nuestro estatuto para que una región de la importancia de Madrid tenga la posibilidad de utilizar ese instrumento en ocasiones como esta.

El Gobierno regional es consciente del efecto terrible que está teniendo la crisis del COVID-19 en la economía madrileña, no solo en las escuelas infantiles, sino en todos y cada uno de los sectores de actividad. Por este motivo, se han adoptado con carácter urgente medidas como el Plan de apoyo y financiación de los autónomos o la línea de acceso al crédito por valor de 20 millones de euros a través de Avalmadrid para las pymes madrileñas. El Gobierno que preside Isabel Díaz Ayuso, invertirá 38,2 millones para sufragar las cuotas del mes de marzo y abril y ampliará las ayudas de 3.200 euros para autónomos con una dotación de 10 millones de euros. Este plan supone una movilización de 220 millones de euros: 68,2 millones en ayudas y 150 millones en financiación a través de avales.

Además, se están estudiando a la adopción de nuevas medidas que atiendan por igual a los autónomos, pymes y empresas madrileñas de los diferentes sectores económicos de la Comunidad de Madrid.

Somos muy conscientes de la importancia de la educación infantil, que presta un servicio esencial, y de ahí que el Gobierno de la Comunidad apueste por la misma con las becas de 0 a 3 años, la gratuidad de la escolaridad en las escuelas infantiles públicas y conveniadas y, que seamos después del País Vasco la región que tiene una mayor tasa de escolarización en edad temprana a nivel nacional. Pero también es un principio de esencial importancia que la Administración cumpla y haga cumplir la normativa vigente.

En estos momentos, el objetivo principal es poner todos los recursos a favor de la salud de los madrileños, nos estamos jugando las vidas de muchas personas cada día, y frenar cuanto antes esta pandemia para poder empezar de nuevo a reactivar la economía madrileña, que es la locomotora de España.

Un cordial saludo,

Enrique Ossorio

Consejero de Educación y Juventud