La situación de las Escuelas Infantiles privadas en Madrid, que dan servicio a mas de la mitad de los niños y niñas escolarizados de 0-3 años, es crítica. Si no se toman medidas de apoyo muchas de ellas se verán obligadas a cerrar, dejando a las familias de mas de 53.000 niños sin Escuela donde llevarlos cuando la cuarentena acabe.